Blog FCC

19/09/2017

Sumario

  • La mitad de la población mundial vive en ciudades actualmente
  • Objetivo: movernos hacia un modelo de ciudad más segura e inteligente

En la actualidad, la mitad de la población mundial, 3.500 millones de personas, vive en ciudades, según los últimos datos pubicados por la ONU. En ellas, se generan ideas, cultura, ciencia, economía, prosperidad… que hacen que la humanidad evolucione. Pero a la vez, en estas ciudades también se generan problemas, cambios que afectan a las personas, a la tierra y a sus recursos y que hay que saber gestionar para ir hacia un modelo de ciudad más segura e inteligente, es decir, más eficiente, inclusiva y medioambientalmente sostenible.


¿Cuáles son algunos de estos cambios? ¿A qué retos se enfrentan las ciudades del futuro?

1. Aumento de la población.

En 2030 se prevé que en los núcleos urbanos la población supere los 8.500 millones de personas. Para poder adaptarse y absorber este aumento, las ciudades deberán ir cambiando progresivamente en todos los ámbitos: tecnología, movilidad, desarrollo sostenible, etc.

2. Cambio climático.

La temperatura del planeta va en aumento y el deshielo está provocando un crecimiento del nivel del mar. Las ciudades y edificios generan más del 30% de las emisiones globales de efecto invernadero y las relacionadas con la movilidad de las personas superan el 20%. Actualmente, se está evolucionando hacia el desarrollo de las energías limpias procedentes de fuentes renovables.

3. Transición energética.

El descubrimiento de los combustibles fósiles (carbón, petróleo, gas) supuso una gran revolución en la humanidad, sin embargo, con el tiempo se ha visto que estos combustibles producen un alto impacto negativo porque contaminan el aire, el agua y aumentan las emisiones de carbono. La tendencia actual va hacia un cambio de modelo energético que los sustituye por un nuevo modelo eficiente y sostenible de energías renovables. Esta nueva hoja de ruta traerá consigo numerosas innovaciones tanto en el sector energético como en el tecnológico y en el de I+D+i: transporte, edificios, agricultura, industria, reciclaje, etc. La movilidad urbana basada en energías eficientes y sostenibles, de bajo consumo fósil, es una de las grandes tendencias y grandes desafíos de la innovación.

4. Escasez hídrica.

Hoy en día, más de 748 millones de personas no tienen acceso al agua potable y 2.500 millones carecen de sistema de saneamiento mejorado, y esta cifra va en aumento. Garantizar el acceso al agua en cantidad y calidad, protegiendo los recursos junto a una adecuada gestión de residuos generados, requerirá de especialización e inversión.

5. Tecnologías disruptivas.

La transformación de la tecnología conllevará a la desaparición de productos y servicios que hasta ahora eran habituales en la sociedad. Este cambio a nivel global supondrá una transformación de la economía, nuevas formas de trabajo, educación continuada, aparición de nuevos productos y servicios y, en definitiva, una nueva manera de vivir que buscará un entorno medioambiental más saludable y sostenible.

6. Globalización económica y terciarización.

La estructura económica ha ido avanzando hacia un modelo basado en el sector servicios y dejando a un lado, cada vez más, la fabricación industrial. La principal causa de esta transformación se atribuye al incremento del poder adquisitivo de las familias que les ha permitido acceder a un mayor consumo de servicios (salud, seguros, turismo, etc.). Este escenario hace que se deban buscar nuevas estrategias.

7. Gestión de los residuos.

En las ciudades europeas se generan 481 kilos de residuos por habitante al año de media. Muchos de estos residuos se reciclan o se recuperan en forma de energía o compost, pero todavía una gran parte se destina a los vertederos. El aumento en las ciudades hace que la gestión de residuos tenga un papel esencial para el medioambiente ya que optimizándola se puede conseguir una reducción de emisiones de entre el 15 y el 20%.

8. Infraestructuras eficientes.

Se prevé que para poder cumplir con el crecimiento previsto de la población mundial en las ciudades en 2030, es necesaria una inversión de 3,3 billones de dólares al año y unas infraestrucuturas en servicios básicos y movilidad más complejas.

 

Creer en un futuro más sustentable pasa por transformar las ciudades hacia un modelo más saludable y sostenible y, solo podremos conseguirlo, con la participiación activa de todos los agentes que lo forman: gobiernos, empresas y ciudadanos.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn